Increible

Increible, lo lograron, después de más de 8 años trabajando con computadiras ayer fue el primer día en el que llegué a mi casa y no quise saber nada de ellas, vi la mía en mi cuarto y hasta nauseas me dieron. Siempre disfruté estar frente a una PC o laptop, por más cansado que estuviera me era casi imposible permanecer separado de una, o bien me ponía a leer, a blogear, a descargar música o lago similar pero nunca me eran indiferentes. Ayer no pasó eso.



La última semana fue de pesadilla, el cierre del ciclo escolar viene acompañado de una infinidad de actividades, de entrega de información a las oficinas en la Ciudad de México, de recepción y tratamiento de bases de datos, de atender a maestros ¡uno tras otro, mi escritorio parece puesto de tostaditas en kermesse!, de informes, de trabajo constante. El viernes, reunión a las 6 de la tarde y salida a las 11 de la noche ¡en viernes!... y ayer, llego a las 8:30 de la mañana y me retiro casi a las 6 de la tarde, estaba desesperado, me temblaba la mano de las ganas que tenía de apagar la PC, nunca me había pasado esto, ni en mis días de elaboración de tésis.

Hoy el trabajo y las actividades seguirán iguales, o peor, así que ya me hice el ánimo...benditas vacaciones, ya las espero con ansias... y mi síndrome del tunel carpiano se hace presente nuevamente.

3 comentarios :

  Emiliana Parmesano

19 de junio de 2007, 18:19

eyyy pues ya debes descansar, por eso te enfermas.....
besitos.

  Emiliana Parmesano

19 de junio de 2007, 18:23

y vaya que es extraño el que hayas querido ver tus princesas: la pc y la laptop.
Ayyy Manuel.

  Emiliana Parmesano

19 de junio de 2007, 18:23

se me pasó el no.